miércoles, 5 de febrero de 2014

Corrupción en UE amenaza credibilidad de estados y gobiernos Bruselas, 3 feb (PL) La corrupción dentro de la Unión Europea (UE) amenaza la credibilidad institucional de los estados y gobiernos, además de provocar pérdidas económicas de unos 120 mil millones de euros al año, indicó hoy un informe. La Comisión Europea publicó un primer reporte sobre la lucha contra la corrupción dentro del bloque regional, el cual concluyó que la persistencia de este delito se debe en gran medida a la desigual implementación de medidas de control y penalización por parte de los diferentes estados miembro. Los 28 países de la UE deberían prestar mayor atención a este fenómeno que "mina la confianza de los ciudadanos en las instituciones democráticas y en el Estado de Derecho, daña la economía europea y priva a los Estados de unos ingresos fiscales muy necesarios", alertó la comisaria de Interior Cecilia Malmstrom. Según una encuesta, el 76 por ciento de los europeos cree que la corrupción está muy extendida, el 56 opina que ella ha aumentado en su país en los últimos tres años, y un ocho por ciento dice haber sido testigo de al menos un caso de fraude en los últimos 12 meses. En resumen, el informe muestra que este tipo de delitos se produce de muy diversas maneras en los diferentes estados miembros, aunque es posible identificar algunas tendencias. Entre ellas, sobresalen los problemas en las políticas y acciones de prevención, lo que implica inconsistencia en las normas éticas, las medidas de sensibilización, y las garantías de acceso a la información de interés público. Asimismo, se detectaron fallos notables en los mecanismos de control externo e interno, los cuales suelen ser débiles y carecer de coordinación. Por otro lado, si bien el Derecho Penal tipifica la corrupción como delito y la UE promueve su procesamiento legal a través de una Decisión Marco, ello ha sido implementado de forman desigual por las distintas naciones. A esto se suma la poca disponibilidad de estadísticas sobre el tema, lo que dificulta el análisis y evaluación del fenómeno. Con respecto a la integridad y transparencia de los sectores políticos, el asunto "sigue siendo una asignatura para muchos Estados miembros", pues escasean, por ejemplo, los códigos de conducta de los partidos, precisa el reporte. "Aunque muchos Estados miembro han adoptado medidas rigurosas sobre la financiación de los partidos políticos, sigue habiendo considerables deficiencias. Raramente se imponen en la UE sanciones disuasorias de la financiación ilegal de los partidos", agrega. Otras áreas riesgo detectadas en los gobiernos son los sectores del desarrollo urbano, la construcción y la sanidad, los cuales resultan muy vulnerables a la corrupción. También se señala como peligrosos los niveles de gobierno regional y local, donde los controles y auditorías suelen ser menos estrictos que a nivel central. acl/lmg