domingo, 24 de noviembre de 2013

El nombre del juego es: El Combate Preventivo de la Corrupción. OGP Londres 2013

El nombre del juego es: El Combate Preventivo de la Corrupción. 

Comentario en OGP el 29 de Octubre de 2013:

Para lograr que la Alianza para el Gobierno Abierto sea creíble y duradera, que mantenga creciente su fortaleza; es necesario asumir otros compromisos.

Sabemos que desde Septiembre de 2011, se está construyendo; también sabemos que tiene serias amenazas y resistencias de parte de adversarios o evasores de la transparencia desde empresas y gobiernos; y que, los gobernantes que ahora la han fundado y apoyado, no permanecerán como gobernantes, el tiempo necesario
para su consolidación; y es inevitable destacar que no son realmente transparentes en el ejercicio de sus gobiernos en sus países y en su relación con sus socios comerciales y políticos; y tampoco con sus ciudadanos o los otros Poderes del Estado. Ejemplos: los conflictos entre el Presidente Obama y líderes republicanos en el Congreso federal, implicaron riesgos a la economía de ese país y de otros muchos países, por la falta de aprobación del Presupuesto para 2014; otro duro ejemplo, es el espionaje a otros países y sus ciudadanos, desde bases ocultas de inteligencia, sin que demuestren que esté en riesgo la seguridad nacional de sus países; amenazas de invasiones por supuestas razones humanitarias. Se practica desde Estados Unidos de América  y en otros países.

El Combate Preventivo de la corrupción, debe ser con base en, la transparencia en el origen y destino de los recursos públicos desde los municipios.

¿Por qué? porque la confianza de los ciudadanos en sus gobernantes, se ha roto.

Acepto que en menor grado, en algunos países que han sorteado sus crisis; pero ninguno se salva. A esa crisis de confianza de la sociedad en contra del gobierno, se suma el impacto global del espionaje desde el gobierno de los Estados Unidos, lo que provoca cuestionamientos sin respuestas creíbles.

No es poca cosa, que Alan Greenspan en su nuevo Libro: "El mapa y el territorio: Riesgo, la naturaleza humana y el futuro de la previsión", reconoce sus errores graves, en la falta de revisión y control; por creer que la conducta de los ambiciosos actores del mercado económico, sería racional y resultó de lo más irracional; los desequilibrios financieros y quiebras de bancos y financieras por causas de la corrupción, nos obligan a pensar o repensar, si la teoría económica de tantos pensadores nativos del Reino Unido y de otros países, podrá sostenerse con las bases actuales de la mano invisible o la supuesta racionalidad de los agentes económicos.

Es inevitable asumir que estamos obligados a pensar y aportar nuevas ideas para lograr reorientar la funcionalidad de la economía de los países en crisis y emergentes que están a punto de estallar sus crisis internas en lo económico, político y social y otros de los que no han podido salir de las mismas.

No será tiempo perdido, si con tolerancia, prudencia y atención, escuchamos a todas y todos, para conocer y analizar nuevas ideas, propuestas o iniciativas que sirvan para reforzar las actuales o construir nuevas bases de la economía.

La acción interactiva entre sociedad y gobierno, debe ser una de las bases para construir un Estado Transparente en cada país de los cinco continentes; debemos aceptar que ya no es posible mantener desde los gobiernos de cualquier signo ideológico, un Estado ineficiente, corrupto apoyados por gobiernos opacos, también corruptos; en complicidad con empresarios que prefieren la discrecionalidad de los funcionarios para lograr sus negocios de ganancias altas y pago de impuestos bajos.

La evasión fiscal, la corrupción, la complicidad, la impunidad, la discrecionalidad, la ineficiencia, deben ser expulsadas en serio de la administración de los recursos públicos para siempre.

La justicia social, no puede lograrse, si la economía y el gobierno de un país, están basadas en sistemas de corrupción que demuestran que el Estado de cada país, como gran institución, está atrofiado porque no garantiza la integridad de la vida y los bienes de sus ciudadanos, habitantes y turistas o personas en tránsito por razones de migración.

Adam Smith, David Ricardo, John Stuart Mill, Thomas Malthus y entre otros clásicos y modernos como John Maynard Keynes, también creían en la ética de los agentes económicos de la empresa y del gobierno; y hoy, sin duda como Alan Greenspan, reconocerían sus errores de creer en sus supuestos valores como empresarios y gobernantes de que querrían siempre el bien común para que cada país logre su desarrollo. ¡Qué gran engaño!

Durante muchos años también, otros pensadores económicos, aportaron ideas más para sostener el estatus quo, sin romper los paradigmas de la apropiación indebida de riquezas públicas, ganancias ilegales o beneficios injustos.

La realidad actual y las crisis cíclicas durante muchos años de opacidad en los gobiernos y las empresas financieras y comerciales; además de causar daños a la salud de la sociedad en general, como las de comida rápida, tabacaleras, contaminantes del medio ambiente, entre muchas más, confirman la presencia y dominancia de la corrupción en muchas mentes que supuestamente aportaban ideas, para mejorar los ciclos económicos o sus impactos.

Años y años de medidas draconianas desde organismos financieros nacionales o internacionales, mientras que en secreto, se generaron  porcentajes, comisiones y ganancias indebidas por la contratación de créditos atados. Al interior de los países los endeudamientos públicos de gobiernos nacionales, estatales y municipales, son un grave riesgo para la economía de los países en general: solo como ejemplo, recordemos la quiebra económica de municipios o ciudades como Chicago y Detroit, en Estados Unidos de América; en el estado de California; en México los riesgos por estas razones están creciendo y amenazan la economía nacional; habrá quien lo niegue o pretenda dar explicaciones incompletas, le realidad es contundente; como lo ha sido en Grecia, Portugal, Italia; en Irlanda hace unos años en serias crisis con enorme corrupción; hoy con nuevas expectativas positivas, que tienen que ver con la transparencia y la participación ciudadana. Lo peor que puede pasar, es que Irlanda asuma que es asesorada por economistas que fracasaron en su ejercicio profesional o de responsabilidad pública en otros países.

Algunos de esos supuestos pensadores económicos, fueron también supuestamente omisos, otros supuestamente ingenuos, pero todos en el juego de las ganancias y beneficios personales o de grupo político o económico que los hicieron poderosos, sin que les importe el daño a la misma capacidad de sus naciones de reproducir un sistema económico transparente, un Gobierno Abierto o una alianza con la sociedad para que sea verdaderamente corresponsable en su desarrollo humano, político, económico y social y los pueblos desarrollen sus potenciales capacidades económicas de aportar y participar en la globalización.

Durante tantos años de supuesta racionalidad en las decisiones económicas de sus actores, funcionarios públicos, legisladores, gobernantes; agentes del mercado económico en tratados comerciales o financieros, se ha demostrado que la corrupción, nunca ha dejado de estar presente y dominante en sus mentes y ambiciones.

Hoy, no es posible permitirlo. Los recursos públicos en dinero, naturales, materiales y humanos, no deben ser razón de la corrupción de esos irracionales que la historia registra como corruptos, beneficiarios de las decisiones de gobernantes corruptos o líderes rentistas de beneficios políticos y económicos desde los partidos políticos o liderazgos sociales.

Salvemos a nuestros países de la corrupción antes de que los corruptos acaben con ellos y las posibilidades de vida digna de sus pobladores de generaciones presentes y futuras.

Por eso propongo: El combate preventivo de la corrupción desde los municipios, con base en la transparencia en el origen y destino de los recursos públicos desde los municipios.

Es obligado para economistas, pensadores, políticos, gobernantes, legisladores, jueces y ciudadanos, no olvidar o negar, que todos tenemos derecho a, y responsabilidad de, saber desde el principio de cada año en que se ejerce un presupuesto anual con recursos públicos: el origen y destino de los recursos públicos de orden federal, estatal y municipal, que se gastan en mejorar las condiciones de vida, salud, educación, vivienda, obra pública y bienestar social, en nuestras ciudades, condados, cantones, colonias, pueblos o municipios.

En un análisis objetivo y serio, queda claro que la realidad sobre la corrupción en México, rebasa todos los mecanismos de control o combate, por ser reactivos y no preventivos. Igualmente, en las nuevas ideas para combatirla, las distintas Propuestas o Iniciativas, presentadas, independientemente de los partidos políticos que las elaboraron, excluyen, o no le dan un real valor a la Participación Ciudadana para Combatir Preventivamente la Corrupción. Dejando en los ciudadanos, el tener que pagar el costo de la corrupción DESDE los Municipios.

En mi Iniciativa Ciudadana de: “El Combate Preventivo de la Corrupción DESDE los Municipios”, que promuevo desde 1985, Si propongo el empoderamiento de los ciudadanos, con la formación de: Los Consejos Ciudadanos de Concertación Municipal, para que sea la ciudadanía o sociedad: UN PREVENTIVO Y EFECTIVO CONTRAPESO EN CONTRA DE LA CORRUPCIÓN o a la posible desviación en el uso de los recursos públicos, lo cual debemos los ciudadanos y las autoridades hacer realidad, para evitar el agotamiento de los recursos públicos en actos de corrupción y en beneficio de funcionarios corruptos de cualquier partido político.

La Reforma al Artículo 115 Constitucional, que propongo, es la Base de: El Combate Preventivo de la Corrupción Desde los Municipios. http://www.youtube.com/watch?v=XmSh2LfbNRM

Para cumplir con los ciudadanos mexicanos y con los compromisos internacionales en materia de transparencia y combate a la corrupción; para que haya verdadera supervisión de la sociedad y transparencia en el origen y destino de los recursos públicos; para pasar de las palabras a los hechos; para un mejor diseño de las ciudades; para que funcionen los ayuntamientos y vivir mejor en los municipios: urge esta reforma estructural.

El combate preventivo de la corrupción desde los municipios: un nuevo pacto federal basado en la transparencia en el origen y destino de los recursos públicos desde los municipios.

Mediante la reforma al Artículo 115 Constitucional, que crea los Consejos Ciudadanos de Concertación Municipal. Contenido en mi tesis.

Somos millones de ciudadanos honestos sin dejar de reconocer que tenemos malas experiencias de dirigentes, gobernantes y funcionarios federales, estatales y municipales, que debemos erradicar para siempre.

Estoy convencido de que al margen de siglas partidistas, en México, nos necesitamos todos para superar los graves problemas nacionales; que debemos actuar pronto para que los mexicanos produzcan riqueza y no siga creciendo la emigración. Que la lucha contra la miseria y la pobreza en general debe pasar obligadamente por el combate preventivo de la corrupción. Que los consensos los debemos promover desde la sociedad para reclamarle a los legisladores y gobernantes las reformas estructurales más urgentes para nuestro país.

En consecuencia, invito a todas y todos, a unirnos en una lucha que desde hace más de 15 años llevo por impulsar una reforma constitucional para que sean realidad como preventivos contrapesos políticos a la corrupción, la discrecionalidad, la cadena de complicidades y la impunidad de los funcionarios de cualquier partido político y orden de gobierno:

La participación ciudadana; el combate preventivo de la corrupción; la transparencia en la Función Pública en los tres órdenes de gobierno; la rendición de cuentas con la validación de la sociedad.

Para lograrlo propongo un proyecto de iniciativa para reformar el Artículo 115 Constitucional, contenida en mi tesis y mi libro para crear los Concejos Ciudadanos de Concertación Municipal, presididos por el presidente municipal, por ser autoridad constitucional electa; en los que participen los sectores público, social y privado, para que la ciudadanía de cada municipio desde cada principio de año, en la primer reunión de cabildo, sea informada por obligación de las autoridades y sus representantes, cuánto destina o gastará el gobierno federal, el estatal y el municipal para impulsar el desarrollo de cada municipio.

Con esos consejos ciudadanos de concertación, se evitarían recortes arbitrarios a los presupuestos aprobados por el Poder Legislativo federal o local; la evasión fiscal o incumplimiento de pagos al fisco o instituciones como CFE, el IMSS o INFONAVIT; por funcionarios municipales o estatales; los sueldos excesivos y pagos indebidos; así como, la desviación de recursos a actividades político-partidistas o de interés personal; aprobación de concesiones, contratos o permisos fuera de la Ley.