lunes, 29 de junio de 2015

Genera corrupción pérdidas por 1.5 billones para el país

Genera corrupción pérdidas por 1.5 billones para el país
TRANSPARENCIA INTERNACIONAL. El informe Índice de Percepción de la Corrupción entregado a diputados advierte que este ilícito debilita a los gobiernos


Foto: Especial

Los niveles de corrupción en México han aumentado en los últimos 3 años, mal que genera pérdidas por 1.5 billones de pesos al año, reveló la organización Transparencia Internacional (TI) a la Cámara de Diputados.

A través del informe Índice de Percepción de la Corrupción, la organización no gubernamental establece que “México ocupaba en el año 2012 el lugar 100 dentro de los 175 países más corruptos. Al año 2014 México ocupa el lugar 103, es decir que hoy (2015) la percepción de la corrupción ha aumentado”, afirma este organismo en su reporte, entregado a los diputados federales.

La organización, que promueve medidas contra la corrupción política en el ámbito internacional, recordó que el costo de la corrupción en nuestro país es de 1.5 billones de pesos al año, cifra que equivalente a una quinta parte del Producto Interno Bruto (PIB), según cifras emitidas por el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp).

Más aún, subraya el informe, “la corrupción tiene un costo de 70 mil millones de pesos para las empresas instaladas solamente en la ciudad de México”, agregó la organización internacional, al citar cifras del último informe de la Confederación de Patrones de la República Mexicana (Coparmex) en la materia, de este año.

Advierte ingobernabilidad


Transparencia Internacional advierte al Congreso de la Unión que el incremento de este mal “debilita a los gobiernos, hacen más difícil la gobernabilidad y la estabilidad de una región o un país generan desconfianza de los ciudadanos hacia los gobernantes y por consiguiente, se debilita el tejido social”.

El documento, cuya copia posee 24 HORAS, explica que la corrupción es posible por la discrecionalidad del uso del poder y la posición monopolística que gozan los funcionarios públicos cuando tienen que ver con cuestiones con particulares o ciudadanos.

“Pero sobre todo de asimetría de la información en la gran mayoría de los casos, lo que incentiva al agente público a medir las ganancias de extraer renta de un particular versus el costo de ser sorprendido y enjuiciado, o llevado a la cárcel”, sostiene.

La ONG recuerda que a pesar de la implementación de las reformas en materia de transparencia y anticorrupción, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) manifestó que dicho ilícito “impacta negativamente sobre el desarrollo de un país en su conjunto, además de la legitimidad de los gobiernos y las élites gobernantes”.

El presidente Enrique Peña Nieto promulgó la reforma constitucional en materia de transparencia en febrero de 2014, en tanto que en mayo pasado hizo lo conducente sobre la reforma anticorrupción, que aprobaron los legisladores federales.

El Índice de Percepción de la Corrupción fue turnado al presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, Julio César Moreno Rivera; al titular de la Junta de Coordinación Política de San Lázaro, Manilo Fabio Beltrones, así como al presidente de la comisión de Gobernación, Abel Salgado Peña.

Estados corruptos


De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2013 San Luis Potosí, el Distrito Federal y el Estado de México fueron las entidades más corruptas del país.

La Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG), la última y difundida el año pasado, midió las experiencias de la población al enfrentar una situación de  corrupción. Cabe aclarar que el tipo de corrupción que se abordó en la muestra es la que se genera en la realización de trámites, solicitudes de servicios y otros contactos con servidores públicos.

De acuerdo con la encuesta, por tipo de trámite, el de mayor porcentaje de experiencias de corrupción fue el contacto con autoridades de seguridad pública que registró un  50.6%, seguido del de permisos relacionados con la propiedad, con un 24.8%.